Gastronomia

Cómo usar frutas en la preparación de cerveza

El empleo de frutas en la cerveza resulta bastante atrayente a la comercializacion con delivery de bebidas, sobre todos en países como Colombia, donde hay tanta pluralidad y se pueden lograr de manera fácil en cualquier temporada del año.

Estudiando sobre el empleo de este ingrediente en cervezas importadas me hallé con múltiples métodos que van desde cocinar la fruta ya antes de añadirla hasta sumergirla en desinfectante para comestibles, lo que me resultó bastante extremo y para nada atrayente. Estos son ciertos métodos utilizados por múltiples maestros cerveceros artesanales:

Añadir fruta congelada en el fermentador
Este procedimiento semeja ser el más popular, en verdad recomendado en una de las conferencias del Homebrew Con dos mil dieciseis en USA, y consiste en hacer un puré de fruta fresca, congelarlo y añadirlo al fermentador secundario al final de la fermentación. Se debe aguardar por lo menos una semana, y preferentemente un par de semanas para embotellar.

Si bien múltiples personas afirman no haber tenido inconvenientes de polución con este procedimiento, es conveniente lavar correctamente la fruta ya antes de hacer el puré, y cerciorarse de que tanto las manos como los aparejos para prepararlo y guardarlo estén correctamente desinficionados.

La mejor manera de desinficionar la fruta es con un tanto de StarSan – producto para desinficionar que no precisa enjuagarse. Si no se cuenta con StarSan, aconsejo lavar realmente bien las frutas, manos y aparejos, y sumergir la fruta en vodka por unos minutos ya antes de emplear (procedimiento citado más adelante).

Hay que tomar en consideración que el lúpulo y el alcohol son asépticos naturales, conque el peligro de polución se reduce un tanto cuando la diastasa ha fermentado el mosto por la presencia de alcohol.

Remojar la fruta en vodka
Este procedimiento es afín al precedente, y consiste en remojar la fruta en vodka – o bien en algún otro trago fuerte –  para matar cualquier impureza, y después añadirla fresca al fermentador secundario. Se debe aguardar cuando menos una semana para embotellar.

Cocinar la fruta
Otro procedimiento es cocinar la fruta por unos minutos, y después dejarla enfriar a veinte grados centígrados para añadirla al fermentador secundario. Se debe aguardar cuando menos una semana para embotellar.

La desventaja de este procedimiento es que al cocinar la fruta se puede trastocar su sabor.

Añadir la fruta al final del hervor
Hay personas que añaden la fruta ciertos minutos antes que finalice el hervor, en la preparación de la cerveza. Con este procedimiento no hay peligro alguno de polución por el hecho de que la fruta queda esterilizada en el proceso, no obstante no es un procedimiento muy popular pues la fruta pierde una parte de su sabor y aroma en el hervor, mas no deja de ser válido.

Yo ya empecé mi experimento, tengo una IPA de mango en proceso, y voy a utilizar frutos colorados en el próximo lote. Tengo planeado utilizar fruta congelada, mas para asegurarme que los frutos colorados estuviesen bien esterilizados decidí remojarlos en Cointreau por veinte minutos, que fue el licor más fuerte que tenía a la mano.

En lo que se refiere a la cantidad, empleé un mango para un lote de treinta y ocho litros. Afirmaría que por norma general se puede utilizar una taza de fruta por cada treinta y ocho litros (1 galón) de cerveza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *