Uncategorized

La rentabilización de las ideas, un negocio en áuge

Todo aquel que tenga niños alrededor sabrá que, en el instante presente, el merchandising de personajes es uno de los negocios más rentables que existen. Nunca ha sido tan obvio: la ropa y calzado, las mochilas, las vajillas e inclusive los alimentos, llevan los semblantes de sus superhéroes favoritos, entre otros muchos. Mas ¿es sólo el público infantil el que transforma en rentable un personaje o bien una idea?

Si Disney aprovechó más de la mitad de los cuentos populares lanzando taquillazos un año tras otro (y lo prosigue haciendo), el mundo del cómic ha sido el siguiente en copar el mercado cinematográfico. Hasta los héroes menos populares para los no adentrados en materia han logrado ocupar salas de cine últimamente, y es que sólo hay que coger una idea y a un buen equipo de marketing para llegar a todos lados y conseguir que el público vacíe sus bolsillos.

No hablamos simplemente de cine: el planeta de los videojuegos asimismo ha sabido aprovechar el tirón de diferentes historias, pero no sólo en las aventuras gráficas, sino también en otro género de juegos más sencillos que tienen un público leal, por norma general de edad tenuemente superior: hablamos de las máquinas virtuales de pinball, o de las tragaperras que podemos localizar en sitios como casinoespanol. Spider-man, Jurassic Park o bien The Hulk enganchan en juegos de este género.

Realmente, el ingenio consiste en hallar un vínculo de unión entre un mundo y otro. Al igual que Los Barruecos (Cáceres) han explotado este año el hecho de que la séptima temporada de Juego de Tronos filmase gran parte de sus escenas en este emplazamiento, Almería y sus desiertos siempre y en todo momento tendrán la oportunidad de explotar sus estelares apariciones en todo tipo de películas que llevan décadas rodándose con nuestros paisajes de fondo. Las visitas guiadas basadas en películas son un interesante recurso para promocionar asimismo encuadres simbólicos en el corazón de las ciudades.

Como es lógico hay otras ideas que se nos clavan a raíz de un libro o película, como por servirnos de un ejemplo con Ratatouille: muchos descubrieron esta fácil receta con este razonamiento. Otro ejemplo es la serie española El Tiempo Entre Costuras, que logró que por todo el país brotasen miles y miles de negocios de corte y confección en un instante en que prácticamente estaban extintos.