SALUD

¿Cómo se aplica la tecnología 3D a la cirugía estética?

Los avances en realidad virtual quirúrgica han llegado a la medicina estética. La simulación permite al especialista adelantarse y previsualizar cómo va a quedar el paciente.

Hoy en día la cirugía y la medicina estética han dado un paso importante en nuestro país y lo que antes era considerada una alternativa de lujo a la que solo unos pocos privilegiados podían acceder, hoy en día se ha convertido en una rama sanitaria que mejora la calidad de vida y el bienestar de muchas personas, así como los problemas psicológicos que sufren algunos debido a su apariencia…

Al igual que en otros ámbitos, las nuevas tecnologías han venido para quedarse y la cirugía estética no se iba a quedar atrás. Según explica el doctor Cristino Suárez, presidente de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) aSaluDigital.es,»España no tiene nada que envidiar a otros países», ya que cuenta con un reconocimiento internacional en esta materia a pesar de la ausencia de una ley que regule la rama.

«Hay que tener en cuenta que conseguir la especialidad es fruto de un largo y exigente periodo de selección vía MIR, y de formación teórica y práctica, durante un mínimo de 5 años tras la licenciatura en Medicina, por lo que los avances tecnológicos también vienen implícitos según se van desarrollando.»

SIMULACIÓN EN 3D A PARTIR DE UN ESCÁNER

Uno de los ejemplos que destaca este experto es la tecnología 3D, dentro de la que se enmarca el escáner en tres dimensiones. Se trata de un tipo de aparatología que toma imágenes de los pacientes para configurar una imagen muy exacta de cómo va a quedar al finalizar la intervención estética.

El escáner toma imágenes de los pacientes para configurar una imagen muy exacta de cómo quedaría la intervención estética

Esto permite, tanto al cirujano como al paciente, previsualizar los resultado santes de comenzar, así como introducir modificaciones si fueran necesarias.

«Consiste en una simulación de lo que va a pasar y a partir de la cual trabaja el cirujano. Es un gran avance en cirugía estética a la hora de hacer coincidir lo que el paciente quiere y lo que el cirujano le puede dar, ya sea un aumento de pecho o una rinoplastia», apunta el doctor Suárez.

Y es que, de alguna manera, el paciente puede ir colaborando en la consecución del acto quirúrgico, ya que prácticamente, se puede realizar una simulación completade la operación. Una realidad virtual que acaba también con las incertidumbres y los miedos que supone pasar por el quirófano.

BIOIMPRESIONES EN 3D

Por otra parte, también encontramos la bioimpresión en 3D, en este caso más indicada a la cirugia reparadora. Consiste en una técnica con la que también se puede prever y organizar la operación, pero gracias a la impresión en tres dimensiones con tejidos vivos.

Una alternativa que ya ha sido puesta en marcha en nuestro país, sobre todo para reconstrucciones auriculares, aunque también se ha practicado a nivel óseo.

«Supongamos que a raíz de un accidente de tráfico tenemos que reconstruir una mandíbula: con fragmentos de hueso que sacamos de algún otro hueso del cuerpo se fabricaría la pieza necesaria, de manera que se obtendría una impresión en 3D del trozo de mandíbula que falta para diseñarlo posteriormente», detalla el presidente de la SECPRE.

De esta forma, según explica, la planificación se puede hacer con mayor rigor que con el 2D de la pantalla del ordenador, al mismo tiempo que se reduce el tiempo de quirófano incrementando la precisión y la seguridad.

tags: operaciones de nariz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *